Gino Boschini

Una orquídea de apariencia fantasmal

En este mes de marzo 2023 el Jardín Botánico Lankester se encuentra cincuenta años de existencia, por este motivo invitó al colectivo Pintal, Pintores al Aire Libre de Costa Rica a presentar una exposición con tema de orquídeas en el Centro de la Cultura Cartaginesa

Doreen Bákit, directora de Pintal dando el discurso inaugural de la exposición. Foto de Ingrid Sánchez.

 

Otro momento de la inauguración. Foto tomada del chat de Pintal.

 

Foto cortesía de Doreen Bákit.

 

Público asistente a la inauguración. Foto de Doreen Bákit.

El título de esta exposición es “Orquídeas en Costa Rica en Peligro de Extinción” pues se busca informar y concientizar al público sobre esa situación tan delicada y que muchos desconocemos. Entre estas obras se encuentra mi trabajo en acrílico “Apariencia Fantasmal” (2022)  que pinté in situ en el vivero de orquídeas del Jardín Lankester.

Apariencia fantasmal
©GinoBoschini2022
Acrílico
60 x 60 cm
2022
$150.00

Visitar el Jardín Lankester siempre es toda una celebración de vida y belleza natural y si se trata de ir a pintar ahí algunos de sus espacios o plantas las opciones son muchas. El día que fui a trabajar en mi obra, al principio me empecé a sentir un poco abrumado ante tanta belleza, pero después de hacer un recorrido meditando cuál orquídea me atraía más, escogí la Mormodes Fractiflexa.

Esta especie de orquídea me llamó muchísimo la atención por la forma y el color de sus flores. Yo no tenía ningún deseo de pintar orquídeas color fucsia o blancas, por lo que el color café, casi vino  de hermosas flores me ayudó a tomar la decisión. Interesante también como el color de estas flores parecía cambiar según la cambiaba la luz a lo largo de la sesión de pintura.

Como no sé nada de orquídeas, busqué algo de información en la red para conocer un poquito más a mi modelo y aquí les comparto lo que encontré:

Mormodes es un género de orquídeas originario de Centroamérica que cuenta más de setenta especies epífitas (se refiere a cualquier planta que crece sobre otro vegetal u objeto usándolo solamente como soporte, pero que no lo parasita nutricionalmente) o litófitas (son plantas que crecen en asociación conrocas) de la tribu Cymbidieae. En biología, se entiende por tribu a una clasificación taxonómica optativa intermedia entre la familia y el género, empleada para organizar las familias que contienen muchos miembros.

Distribución de la Mormodes Fractiflexa

 

Según la información encontrada en Kew de Royal Botanic Gardens el rango de esta especie es de Costa Rica a Panamá y crece principalmente en el bioma tropical húmedo. Un bioma es un grupo de ecosistemas que comparten características como el clima, la vegetación y la fauna.

Tienen pseudobulbos (órgano de almacenamiento que deriva de parte de un tallo entre dos nódulos de hojas) carnosos, oblongos y en anillo, muy similares, con varias hojas dísticas, esto es disposición en dos filas verticales opuestas, generalmente caducas, osea las hojas se caen durante parte del año, estrechas, con nervios y herbáceas. La inflorescencia ( disposición de las flores sobre las ramas o la extremidad del tallo) se produce a partir de las yemas en el lado los pseudobulbos.

 

 

Las flores son muy vistosas, y de diferentes colores, rojo, vino oscuro, naranja, rosa o amarillo, manchado o no. El sépalo dorsal algo arqueado sobre la columna. El sépalo es una pieza floral que forma el cáliz de una flor de una planta angiosperma (este término se refiere a las plantas que dan flores). Los pétalos más amplios y arqueados sobre la columna o en posición vertical. El labio es trilobulado, formando una especie de túnel, que se adjunta a la base de la columna, que no tiene pie, o alas. Esta está siempre torcida a un lado. La antera, que es la parte terminal del estambre de una flor, con forma de saco pequeño donde se produce y se guarda el polen; contiene dos polinias (masas coherentes de granos de polen) rara vez cuatro.

Este género se propuso por el paleontólogo, naturalista y botánico británico John Lindley conocido como “el padre de la orquideología” en A Natural System of Botany 446′, en 1836.

El nombre de este género indica que sus flores tienen apariencia fantasmal. Este nombre fue colectado por H.G. Reichenbach, un ornitólogo, botánico, pteridólogo y conocido orquideólogo alemán del siglo XIX. Fue el responsable de identificar, describir y clasificar miles de nuevas orquídeas descubiertas por todo el mundo y que fueron enviadas a Europa, llegando así a ser el sucesor de Lindley como autoridad indiscutible en el conocimiento de las orquídeas. La primera vez que se publicó este nombre fue en 1872 en la publicación especializada en horticultura Gardener’s Chronicle de Londres.

 

Espero que después de leer esta entrada nazca en ustedes el deseo de acercarse al mágico mundo de las orquídeas.

©GinoBoschini2023

 

Fuentes consultadas:

https://es.wikipedia.org/wiki/Mormodes

https://powo.science.kew.org/taxon/644959-1?_gl=1*hl6jgp*_ga*MTQ5MzI1OTU1NS4xNjc4ODQ4MzA4*_ga_ZVV2HHW7P6*MTY3ODg0ODMwNy4xLjEuMTY3ODg1MDMwNS4wLjAuMA

https://www.ipni.org/n/644959-1

 

 

Mi farol para Colores y Texturas del Bicentenario

Para el mes de setiembre 2021, en Costa Rica se celebró el Bicentenario de nuestra independencia.

El sector cultural y artístico, no fue ajeno a esto por lo que un grupo de importantes gestores culturales conformado por Gabriela Catarinella, Doreen Bákit, Marta Yglesias Flor Gallardo, Sebastian Mello, Grevin Ureña y Guillermo Calderon; convocaron a los artistas costarricense para hacer realidad el festival cultural Colores y Texturas del Bicentenario.

Los que participamos en este festival, siempre recordaremos su logo con cariño.

 

Este fue un evento cultural multidisciplinario que enmarcó varias actividades alusivas a la independencia de nuestro país. Entre estas actividades tuvimos un desfile de faroles en Cartago, con la colaboración del Museo Municipal de Cartago.

En esta entrada de hoy miércoles 14 de setiembre 2022, les voy a compartir algunas fotos del farol que yo confeccioné para ese desfile del año pasado.

Algunas fotos del proceso

Como yo no tengo carro, siempre que voy a empezar un proyecto artístico, de artesanía o decoración, una de mis primeras consideraciones es el tamaño, porque es importante calcular qué tan incómoda o compleja va a ser la movilización y el transporte del objeto. Si tengo la opción de escoger el tamaño ideal para mis desplazamientos, suelo inclinarme por los formatos medianos o pequeños por razones prácticas.

Definiendo las dimensiones de mi farol, busqué los materiales, tratando en lo posible de reciclar y reutilizar.

El soporte escogido fue una botella plástica de refresco.

En mis trabajos artesanales, trato de evitar el uso de plástico tanto como pueda.  En este farol, no me resultó tan inconveniente porque si bien la botella iba a funcionar como soporte estructural, estéticamente no iba a ser protagonista.  Lo primero que hice fue abrir unos espacios alrededor de la botella para que fueran salidas de luz. Hecho esto  le puse algo de decoración en das.

Así se iba viendo la botella desde arriba.

La parte superior de la botella que había cortado pasaría a ser la tapa del farol. Ahí también hice orificios para que saliera la luz,  y en el extremo superior de esa tapa se debe dejar un agujero para poder introducir el mecate o alambre para colgar el farol.

Mientras que trabajaba en todo eso, también iba adelantando las figuras decorativas: tres tucanes de das. En esta foto también vemos otro elemento plástico y  muy necesario para iluminar el farol, las candelas de batería que todos conocemos.
Para este momento ya el farol estaba cubierto en su totalidad y pintado con una base de acrílico blanco.

Una vez concluidos los pasos de transformación estructural y aplicada la base de acrílico blanco, vino la parte que realmente disfruto: pintar las piezas.

En un principio había pensado pintar de verde el interior de la tapa, pero después decidí decorar ese espacio con un diseño geométrico en los colores de la bandera.
Ya estaba lista la parte interna.
Terminada la parte externa de la tapa con los tucanes, algo de vegetación en das y una cubierta de hongos en azul, blanco y rojo. Eran las doce medianoche del día 13, justo a tiempo porque al día siguiente era el desfile.

El farol ya en Cartago

Las ruinas de Cartago lucían espectaculares esa noche.

Este evento fue de gran relevancia cultural, entre los invitados al acto cívico se encontraba el Presidente de la República y su familia, también otros representantes del gobierno, de la Municipalidad de Cartago y gente de prensa, además de estudiantes de primaria y secundaria y mucho público. La típica lluvia de setiembre no fue impedimento para la celebración.

En el Museo Municipal de Cartago.
Esta foto es cortesía de Lilliana Gutiérrez.

 

Estos faroles estuvieron en exhibición varias semanas en el Museo Municipal de Cartago, luego se presentaron en la antigua Galería Talentum en San José.

En el techo de Galería Talentum junto a otros faroles que participaron en el desfile de Cartago.

Asistir a este desfile de faroles fue muy bonito por varias razones: hacía muchos años que no participaba de esta tradición, fue como volver un ratito a la infancia. Desfilar con un farol hecho por mí me encantó. Celebrar el Bicentenario en Cartago es muy significativo y para cerrar con broche de oro y listón tricolor: pasar a comer algo compartiendo con los amigos artistas!

En el restaurante, le comentaba a Marta Yglesias que a lo largo del proceso de elaboración del farol, varias veces me hice la eterna pregunta que nos hacemos todos los artistas de cualquier disciplina cuando un proyecto nos “quema las pestañas”: ¿Por qué me meteré en estas cosas?…muy convencida y segura me respondió con una gran sonrisa: “¡Por esto!” y haciendo un gesto alusivo a la amistad, la camadería y al gusto de compartir el arte y la vida.

 

¡Feliz Día de la Independencia 2022!

©GinoBoschini2022